NOTICIAS BREVAS: Una mujer tira la piedra y enseña la mano: "Si, he sido yo, gilipollas"

Dos personas llegan a las manos tras una discusión sobre física

ARKANO BLACK INFERI - Bilbao
La frecuencia de los rayos gamma desencadenó el tinglao

Todos sabemos las pasiones que desata el mundo de la física en ésta sociedad. Discusiones acaloradas sobre si se puede o no comprobar la teoría de cuerdas, sobre si un viaje al pasado sería dentro de tu misma temporal o en otra, o gente llevando con orgullo la camiseta de su ecuación preferida. Y muchas veces, la pasión que desata ésta rama de la ciencia, traspasa la razón y hace que nos empecemos a pegar ostias unos a otros.

Eran ya las nueve de la noche del pasado domingo, cuando éstas dos personas (que prefieren mantenerse en el Anonymous por vergüenza) tomaban unas cervezas en una terraza. Por la tarde habían estado viendo un par de capítulos de Cosmos, y para comentar la jugada bajaron al bar. Toda la tarde había hecho un calor insufrible y eso pudo contribuir a que, con el cerebro medio tostado, empezaran a lanzarse insultos y degradaciones. La gente de alrededor miraba curiosa, mientras ellos, a voz en grito, lanzaban números, cada uno el que creía que era la frecuencia de onda correcta de los rayos gamma (3x10^19 Hz). Viendo que ninguno de los dos iba a bajarse de la burra, interpretaron que solo quedaba darse de ostias para dilucidar la cuestión. Algunas personas que estaban en otras mesas les separaron, y al final todo quedó en un altercado sin importancia entre dos amigos locos por la física.

"Estamos avergonzados, es fruto del calor insufrible que está haciendo. Creemos firmemente en los métodos científicos, no en la violencia"

¿Qué quieres?

Una información veraz e independiente

¿Qué tienes?

COOKIES | AVISO DE PRIVACIDAD